Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia

¿QUÉ SOÑAMOS?

“Una Universidad que aprende y se transforma” es el leitmotiv del plan Global de Desarrollo 2019-2021. Aprende y se transforma para cumplir mejor la misión que le ha sido encomendada. Desde la perspectiva de la función misional de docencia, este propósito debe concretarse en nuevas y mejores experiencias de aprendizaje para nuestros alumnos.

 

Esta es una invitación para todos aquellos docentes  interesados en construir esas nuevas experiencias de aprendizaje, con acompañamiento institucional. La Dirección Nacional de Innovación Académica y las Direcciones Académicas de Sedes la han formulado con el propósito de brindar las condiciones adecuadas para que quienes formamos parte de la comunidad académica dialoguemos, reflexionemos, modifiquemos y evaluemos nuestra forma de relacionarnos entre nosotros y con el conocimiento.

 

¿Qué nos imaginamos? un proceso de aprendizaje más participativo, más activo, más interesante, más incluyente, alineado con la razón de ser de nuestra universidad y que nos permita reconocernos más como el país diverso que somos. Le hemos dado el nombre de I3P - Incubadora de Iniciativas de Innovación Pedagógica.

¿EN QUÉ

NOS BASAMOS?

El sentido de la innovación que pedagógica que proponemos se explica en detalle en este documento. Entendemos la innovación pedagógica como "el proceso conducente a la vivencia de nuevas experiencias de aprendizaje orientadas a mejorar el proceso de formación de quienes participan en ellas. Debe, además:

-Ser fruto de la reflexión informada. Implica apoyarse en el conocimiento actualizado de lo pedagógico.

-Ser evaluada. Implica identificar qué aspectos del proceso de formación quieren ser mejorados, o, en otras palabras, cuáles son sus objetivos pedagógicos.

-Ser conocida y asumida por la institución. Implica ser documentada.

-Estar acorde con los objetivos estratégicos de formación de la institución.

 

 

 

 

 

 

¿CÓMO

LO CONSTRUIMOS?

Para el desarrollo de la I3P, coherentemente con lo planteado, se propone una metodología flexible en donde prime el diálogo y el reconocimiento de las diferencias de contexto. El punto de partida corresponde al interés de generar cambios  sobre los procesos pedagógicos que se están llevando a la práctica en el ejercicio docente, tendientes a contribuir a mejorar aprendizajes de los estudiantes y por supuesto de los docentes.

 

Las etapas de esa metodología se presentan a continuación:

Pretende recoger los intereses académicos de profesores de diferen-tes sedes de la Universidad, con el propósito de trabajar problemas pedagógicos detectados en los procesos de formación profesional de los estudiantes, con el propósito de desarrollar innovaciones pe-dagógicas.

 

En este sentido, la experiencia propuesta es resultado de la reflexión sobre la propia acción del docente, que de manera vo-luntaria asume el reto de generar alternativas pedagógicas para ade-lantar su labor; se requiere el compromiso de documentar las fases de planeación, aplicación, seguimiento y evaluación del proceso, de tal manera que sea posible divulgarlas y determinar su aplicabilidad en otros campos del saber, como innovaciones pedagógicas institucionalizadas.

 

Por consiguiente, como punto de partida se estima que las ideas propuestas por los profesores deberían presentarse de la manera más simple posible.

En esta etapa se pretende generar viabilidad a las iniciativas de cada docente. Para ello, el proceso se  inicia con la conformación de un equipo de trabajo al que se invitarán a docentes de varios departa-mentos y sedes para cuestionar y enriquecer la idea seminal. Es pro-bable que el equipo se integre con colegas que tengan afinidad temática didáctica; a ellos les corresponderá adelantar la innovación.

 

Se  busca enriquecer la iniciativa original con cuestionamientos desde lo pedagógico, lo misional y lo estratégico. El equipo de apoyo de I3P ayudará a orientar las discusiones y aportará elemen-tos conceptuales de análisis. Lo enriquecedor del proceso a esta altura del trabajo es el hecho de incorporar otras voces que partici-pen en la definición del objetivo pedagógico de la iniciativa.

 

Como opciones para viabilizar la comunicación intra o intersedes de la Universidad entre los participantes en el equipo, se pueden acor-dar chats, reuniones virtuales u otras opciones que faciliten el inter-cambio y el registro de los compromisos y avances logrados en de-sarrollo de los encuentros, con la ventaja de generar aprendizaje co-laborativo al compartir características y situaciones particulares de los contextos,  sobre asuntos académicos relevantes relacionados con el interés colectivo.

 

Como resultado de esta etapa, se espera contar con  una colección de retos de innovación pedagógica que deben estar alineados con los objetivos estratégicos de aprendizaje de la Universidad; es decir, el reto debe ser formulado como pregunta orientada a generar ac-ciones - ¿cómo? - relacionadas con la mejora pedagógica - preocupa-ción fundamental-, sobre un tema  específico -¿qué?-, focalizando la población o grupos -¿a quienes?- se dirige la propuesta y los objeti-vos estratégicos  que  orientan la acción para mejorar-¿para qué?).

Esta etapa comprende varios procesos que en conjunto tienden a la estructuración de la iniciativa de innovación pedagógica como pro-yecto. Como inicio, se buscará la opinión de la comunidad, funda-mentalmente a través de herramientas de internet, y se tendrá en cuenta a los estudiantes directamente implicados.

 

La ideación corresponde a la lluvia de ideas que se van cualificando a medida que se avanza en el diálogo,  y que se concreta en una alternativa que satisface de mejor manera las expectativas de cada uno.

 

La cocreación permite incorporar la voz de los estudiantes para defi-nir las estrategias didácticas, procesos de seguimiento y evaluación tanto del desarrollo de la iniciativa. También es necesaria la previ-sión de tiempo, personal, recursos físicos y de infraestructura que se requieran para poner  en marcha la iniciativa, hacer el seguimiento y evaluación correspondiente y la elaboración de la memoria docu-mental de la experiencia. Todo ello hace parte de la viabilidad del proyecto.

 

Como resultado del intercambio de ideas, el equipo partícipe acor-dará todos los componentes del proyecto: los aspectos disciplinares (por ejemplo, contenidos de formación cognoscitiva, procedimen-tal, actitudinal y axiológica), los metodológicos;, los logísticos y pre-supuestales.

 

En síntesis, para lograr una propuesta viable, es preciso contar con las características de cada uno de los contextos en los cuales se de-sarrollan las actividades en las diversas sedes de la Universidad vin-culadas a la iniciativa.  Ello permite tener en cuenta la diversidad que implica la comprensión del problema objeto de abordaje y la puesta en común de modos alternativos de trabajo pedagógico, que resulten del intercambio entre los participantes. En todo caso el foco de atención se ubica en el mejoramiento de los aprendizajes.

Es de esperar que cada propuesta necesite una cantidad diferente de recursos. La distribución del presupuesto que la Universidad ha pre-visto para este proyecto se realizará según el procedimiento que se explica a continuación:

 

Cada iniciativa será evaluada por un comité conformado por miem-bros designados por los directores académicos de las sedes y por el director de la DNIA. La evaluación se realizará según los siguientes criterios:

 

1. Participación colectiva en la construcción de la propuesta.

2. Identificación clara de objetivos pedagógicos de la propuesta.

3. Alineamiento de los objetivos con los expresados en el Plan Global de Desarrollo.

4. Calidad de la estimación del alcance, los recursos y los tiempos.

5. Coherencia de la estrategia de evaluación del impacto con los ob-jetivos pedagógicos.

 

Como resultado de esa evaluación, a cada iniciativa se le asignará una calificación que determinará el apoyo financiero. La rúbrica de evaluación se presenta en el siguiente documento.

Esta etapa incluye los pasos necesarios para hacer realidad la pro-puesta, implementarla y evaluarla. La complejidad de cada propues-ta determinará los tiempos de cada una de ellas, pero en términos generales se espera que durante un primer semestre se diseñe y construya aquello que haya que diseñar y construir, y se lleve a la práctica durante un segundo semestre.

La participación en esta iniciativa implica estar dispuesto a:

 

- Fomentar un diálogo constructivo con otros miembros de la comunidad académica.

- Compartir los avances y conclusiones de forma abierta.

- Formalizar los compromisos genéricos que cada equipo de trabajo acuerde, y cumplirlos en los plazos previstos.

- Autorizar el licenciamiento abierto de los productos que eventualmente surjan.

- Cumplir los compromisos contractuales con la Universidad derivados de la asignación de recursos al proyecto.

¿COMO NOS

 COMUNICAMOS?

El equipo de apoyo previsto para esta iniciativa está conformado por profesio-nales con amplia experiencia en procesos pedagógicos. El equipo está distri-buido en diferentes sedes de la universidad, pero en permanente contacto entre sí. Puede acudir a cualquiera de ellos para participar en esta iniciativa.

Yeny Amalia Correales,  unvsoporte@unal.edu.co, ext. 15501, Bogotá, Ed. 477, piso 2.

Jesús Daniel Guevara Laverde, jdguevaral@unal.edu.co, ext. 18091, Bogotá. Ed. Uriel Gutiérrez, piso 2, oficina 225.

Diego Armando Acosta Vallejo, daacostava@unal.edu.co.

Carlos Alberto Martinez Buitrago, caamartinezbu@unal.edu.co, ext. 50368 Manizales, Dirección Académica.

Mary Luz Álvarez Paniagua, mapaniagua@unal.edu.co, ext. 46534, Me-dellín, Bloque 41 -129

Diego Fernando Rodríguez Angulo, dfrodrigueza@unal.edu.co

Dirección Académica (2) 2868888 Ext. 35413 35102.